La comida del niño es un buen negocio

Externalizar un servicio público es, en esencia, privatizarlo. El Gobierno Vasco y diputaciones forales han seguido una política de subcontratación de servicios públicos desde hace años: limpieza, ambulancias, transporte público, residencias de ancianos y un largo listado de oscuros negocios donde priman los intereses de las empresas frente a los derechos de los trabajadores y los usuarios de dichos servicios. Hoy toca hablar de los comedores escolares.

Al menos ocho empresas que han prestado en la última década el servicio de comedores escolares públicos del País Vasco pactaron precios entre ellas, esta concertación provocó un grave quebranto a las arcas públicas. Fueron sancionadas, así y con todo el Gobierno Vasco mantiene los contratos con la mayoría de ellas.

Nueve colegios reivindicaban la gestión de sus comedores en Duranguesado, defendiendo, entre otras cosas, la preparación de menús con productos locales y de temporada en sus propios centros. Pero la ley actual no lo permite, habrá que cambiar esa ley.  Ustedes pueden sacar sus propias conclusiones si hacen un seguimiento de quienes estan a favor de mantenerla.